Mountain Wilderness de Ayllón, Guadarrama y Gredos

Mountain Wilderness
de Ayllón, Guadarrama y Gredos

Mountain Wilderness es una asociación internacional, sin finalidad lucrativa y abierta a todo el mundo que se siente comprometido con la conservación y defensa de las montañas en su estado natural (wilderness). La asociación se identifica con las Tesis de Biella que originaron su fundación internacional en 1987:

Protestando delante de la excavadora

Promover y defender el carácter salvaje, wilderness, del medio alpino y de la montaña entendido como entorno no transformado por las actividades humanas. Este concepto supone el disfrute en plena libertad de los grandes espacios, de sus silencios, de la soledad, de su belleza inalterada por el hombre, de sus sensaciones y emociones, haciendo confluir en consecuencia valores ecológicos, éticos y estéticos.

Protesta contra heliesquí

Luchar contra los procesos de degradación de las montañas que se generan por la aplicación de planes y prácticas desarrollistas sin criterios de sostenibilidad.

Limpiando Guarramillas

Incrementar el nivel de conciencia ecológica entre los usuarios de la montaña creando una cultura alpina acorde con el espíritu de wilderness.

Presentacion MW

Presentación de Mountain Wilderness en formato PowerPoint (8.92 MB)

Presentación de Mountain Wilderness en HTML

Maliciosa

WILDERNESS: Naturaleza libre y virgen, no modificada por la actividad humana.

Con frecuencia hemos soñado con un ambiente de soledad, de silencio, de "wilderness", ese término inglés que sirve para evocar los lugares amplios y salvajes, tan difícil de traducir, pero tan rico en resonancias, que incluye una cierta mezcla del gusto del aire, de los matices de las nubes, de las rocas, de los árboles, y, más abajo, de la hierba, a causa también de las líneas difuminadas, que, no obstante, retienen cierta luminosidad.

Gaston Rebuffat

¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aún el calor de la tierra?.
Dicha idea nos es desconocida.
Si no somos dueños de la frescura del aire, ni del fulgor de las aguas,
¿cómo podrán ustedes comprárnoslos?

Extracto de la Carta del jefe indio Seattle a Franklin Pierce,
Presidente de los Estados Unidos de América, 1854.

Flecha arriba